5 de febrero de 2018

Confesiones de un amigo imaginario

Hace poco mi hija se terminó este libro. Estaba llorando y me dijo, 'qué bonito mamá, te voy a leer el final'.

Un libro que es capaz de trasmitir esa emoción a un niño, es un libro que hay que leer. Y no me ha decepcionado. Yo también terminé con una lágrima y un sentimiento reconfortante por la belleza, delicadeza, empatía e imaginación desbordante que transmite la historia.

"Los amigos imaginarios pasan la mayor parte del tiempo agachados, contemplando la hierba. Más cerca, más, un poco más. Ahí. ¿Lo ves? Se pasan la vida analizando los recovecos de las cosas; sea lo que sea. Siempre se levantan muy temprano o muy tarde, montan a lomos de las ballenas que reparten el correo; se despiertan envueltos en un lenguaje secreto de zumbidos; escriben sobre los pasatiempos de las plumas; cambian de forma como las nubes; aúllan a la luna; son lamparillas radiactivas en la oscuridad; son un bote salvavidas en el océano de una sopa de pasta de letras; son magnánimos; son altruistas; creen en los cuentos chinos, las varitas mágicas y los cachivaches. Creen. Creen en sí mismos. Creen en ti."

De esto trata este libro, de creer en los demás, de creer en uno mismo, porque todos los niños tienen un don que les hace especiales. Como citan en la página web de la autora:
"El mensaje subyacente, de aprender a ver el valor de cada persona, es un tesoro."
Si tenéis niños os lo recomiendo, a vosotros y a ellos. Un libro enternecedor, que habla sobre la soledad y el aislamiento de los niños.

Autor: Michelle Cuevas
Nºpags: 170

2 de febrero de 2018

Promesas de arena

Promesas de Arena es mi estreno en el mundo del audiolibro.

Si pasar al libro digital cuesta porque te falta el papel, el olor, la tinta, ... Dar el salto a un libro leído, me ha llevado años. Sin embargo, guardo un buenísimo recuerdo de mi padre, contándonos a mí y a mis hermanos, los libros que él se leía y que nos relataba en el trayecto al colegio.

Con la esperanza de que el audiolibro, pudiese ser algo similar, empecé esta novela, ganadora del Premio Internacional De Narrativa Marta De Mont Marçal 2015.

En menos de una semana he leído el libro, o escuchado, sin apenas darme cuenta; mientras preparaba la cena, hacía mi tabla de ejercicios, organizaba cosas por la casa,... Tiempos muertos en que normalmente divagamos y dejamos que nuestros pensamientos salten erráticamente entre el enredo que cada uno tenemos en nuestras cabezas.

El narrador se hace mucho más cercano en un audiolibro, cobra vida real, se personifica en la historia. Sin llegar a ser una película, el libro da un salto; sale del plano de papel bidimensional, que recibimos a través de ojos, tacto y olfato, para llegar a nosotros a través de un único sentido; el oído.

Sí, me ha gustado la experiencia de leer en audiolibro y ya he empezado el siguiente. Esta vez con un narrador masculino y con una trama más compleja.

Sobre Promesas de Arena decir que es un libro fácil, muy recomendable para épocas en que no queramos pensar demasiado, pero estemos buscando una lectura sencilla, rápida, que engancha, verosímil.

He indagado sobre la autora, Laura Garzón, para saber si ella fue cooperante en algún momento, pero al margen de descubrir que se dedica a la publicidad, poco más he podido encontrar.

La protagonista del libro, una cooperante que se pierde en la franja de Gaza, tiene fuerza propia; real, creíble, a veces mimada, a veces inconsciente, quizás con la suerte demasiadas veces de cara, pero que cuenta una historia entretenida, que te traslada al escenario del libro y te sumerge en la narración.


Nºpags.: 300

25 de enero de 2018

Uploading our minds

Parece que la sociedad hedonista en que vivimos no quiere envejecer y sobre todo no quiere morir. Los proyectos para trasladar nuestra consciencia a una máquina, un avatar y en el futuro, por qué no, del avatar a un cuerpo generado desde células madre, bailan en los debates biomédicos, filosóficos y calan en el imaginario de una sociedad que parece querer renunciar al ciclo básico de la vida.

Yo por mi parte siempre he soñado con una inteligencia colectiva. Si como algunos insectos, pudiésemos nacer con el conocimiento adquirido en generaciones pasadas, ¿no sería diferente la vida? Creo que evitaríamos muchos errores, que seríamos comunidades más empáticas, que entenderíamos mejor nuestra insignificancia dentro de un universo finito, pero en continua expansión.

Y quizás esa inteligencia colectiva pase por trasladar nuestras mentes a un servidor común, una máquina que dotada de inteligencia artificial, cambiaría por entero, el futuro y el destino de la humanidad.

Sí, es la semilla para un libro de ciencia-ficción.




24 de enero de 2018

Mientras escribo

Siempre me han llamado mucho la atención, los escritores tan prolíficos como Stephen King. Así que al saber de este libro, no  pude evitar comprarlo.

El libro se divide en cuatro partes principales: Pinceladas sobre su vida que de alguna forma marcaron su camino como escritor, una explicación de lo que la caja de herramientas de un escritor debe tener, sus recomendaciones para escribir y una última parte en que relata como la escritura le ayudo a remontar un accidente que casi le costó la vida y que sufrió mientras escribía este libro. Termina con una recomendación de los libros que más le han gustado en la última década.

El libro me parece lectura obligatoria para todos los que nos queremos dedicar a escribir y para todos los artistas que se encuentran con las dificultades de buscar su medio de vida en el arte.

Hay muchas frases que me han impactado y que creo que se me van a quedar grabadas en la memoria, pero considerando la fecha en que S.K. escribió este libro, 1999, y lo que el sector editorial y las plataformas digitales, han evolucionado, me quedo con esta:

"Al que esté impaciente por publicar, le propongo saltarse las cartas de agentes o editoriales y costearse él la edición".

La frase reabre la discusión sobre si la autoedición es literatura y por lo tanto el autor escritor, o no. Yo creo que la escritura se lleva dentro y escribes por pura necesidad de comunicar. Si la obra queda en un cajón, no has comunicado, falta llegar a algún lector y a falta de poder llegar a un gran mercado a través de editoriales grandes, es mejor autopublicar y compartir lo escrito, en digital, en papel, en print on demand, o por los medios que sean.

Autor: Stephen King
Nº pags. 316